Etnografía de la bicicleta en Córdoba


Resumen

En la Ronda de los Tejares de Córdoba el tráfico es intenso a horas punta, suenan avisos, timbres, ruedas que crujen, alarmas, gritos, el runrún de la gran ciudad, el equilibrio casi imposible de la proxemia urbanita. El dueño del kiosco de la esquina tiene mil incidentes que contar, y muchos momentos en los que ha presenciado frenazos, cruces imprudentes, sorteos de obstáculos, sillas de veladores mal colocadas¿ En esta avenida, resultado del ensanche de la ciudad, un joven con bolso en bandolera y barba a la moda, se cruza pedaleando de uno a otro carril, entre coches, buses y motos, sin atribularse; en la acera, una pareja de ancianos casi no se inmuta cuando pasan a su lado un padre seguido por sus niños en bicicleta. Córdoba, como otras grandes capitales andaluzas, es ciudad milenaria y cambiante: un tranquilo pedaleo por la apacible ribera del Guadalquivir deja ver un puente romano, una mezquita ¿El Puente Romano, la Mezquita-, el viejo caserío y más allá, en la otra orilla, un centro de arte nunca inaugurado. Italo Calvino, a través de los vericuetos de sus palabras, nos hizo ver las mil ciudades que hay en toda ciudad; en las mil ciudades de Córdoba, a lo largo del Paseo de la Ribera, hay lugar para los afanosos turistas y para los niños de El Fontanal amedrentados por la crisis, para las amigas que pasean en chándal en un esfuerzo más para sortear los meses de paro y para el jubilado que da vueltas y vueltas en su bicicleta, temeroso, obediente al trazado del carril.

Enlace para descarga

© 2017 proyectocicla | ScrollMe by AccessPress Themes